¿Cómo se prepara el risotto?

En ¿qué es el risotto? te hemos contado los ingredientes básicos y los ingredientes adicionales que necesitarás para hacer risotto, veremos ahora cuáles son las técnicas principales para poder elaborar en casa un auténtico risotto.

La elaboración del risotto es muy sencilla siempre que sigas correctamente los pocos pasos esenciales de caracterizan su elaboración.

Los pasos para hacer risotto son: 

  • paso 1: sofrito base y cocción de ingredientes adicionales
  • paso 2: tostar el arroz
  • paso 3: añadir el caldo
  • paso 4: mantecar

Antes de todo, tendrás que preparar un sofrito de cebolla a fuego muy bajo en la misma cacerola o sartén en la que vamos a preparar el risotto. Una vez que la cebolla se haya dorado y perdido el sabor acre, se añadirán los ingredientes principales que habremos elegido para la receta y que darán sustancia al plato (carne, pescado, verdura, legumbres, etc.). Una vez que estos ingredientes estén hechos, añadiremos el arroz de la variedad italiana “arborio”, una de las variedades de arroz más indicadas para hacer risotto.

Una vez añadido el arroz al sofrito, se procederá a tostar el arroz: se dejará rehogar a fuego medio durante unos 3-5 minutos para que el grano se tueste ligeramente y así aguante mejor durante la cocción y se quede ligeramente “al dente”.

Después de esta fase podremos añadir medio vaso de vino para darle más sabor al arroz. Una vez que haya evaporado el vino, bajaremos el fuego y empezaremos a añadir poco a poco el caldo hirviendo removiendo cada vez con una cuchara de madera o una espátula de silicona. La cocción del arroz durará aproximadamente unos 15-18 minutos, el caldo que añadiremos irá evaporando, así que deberemos tener cuidado de que el arroz nunca llegue a secarse del todo y que esté siempre ligeramente cubierto de caldo. El arroz se irá volviendo cada vez más cremoso gracias al almidón que los arroces especiales para risotto suelen liberar. Poco a poco terminaremos el caldo, si éste hubiera terminado antes de que termine la cocción, podremos añadir incluso agua hirviendo pero nunca deberemos dejar secar del todo el arroz.

A cocción terminada, se procederá a mantecar el risotto: retiraremos del fuego la cacerola y añadiremos el queso parmigiano reggiano (y si queremos también un poco de mantequilla) para aportar aún más cremosidad al plato. Dejaremos descansar el risotto tapado durante 5 minutos antes de servir.

Con el tiempo aprenderás a reconocer el punto exacto de cremosidad que debe tener el risotto, ni demasiado seco ni demasiado húmedo, es solo cuestión de empezar, ¡muy pronto sabrás elaborar el risotto al auténtico estilo italiano!

Risotto-de-setas-gambas