Cómo hacer un risotto a los cuatro quesos

El risotto de quesos es una receta perfecta para solucionarnos rápidamente una comida en esos días en que nos pillan in fraganti con la nevera vacía. Con ella, podemos aprovechar y dar salida a esos quesos que un día compramos y almacenamos desde hace tiempo en casa.

En Italia este risotto lo encontraremos frecuentemente bajo la denominación de risotto “ai Quatro Formaggi”, risotto a los cuatro quesos, y en la receta más clásica se suele combinar el parmigiano con el gorgonzola, el emmental (o gruyer como alternativa) y el fontina. Este último, el fontina, es un queso de vaca italiano tierno, de sabor dulce y delicado, con recuerdos a nuez (encontraremos en la tetilla gallega su pariente español más cercano).

Centrándonos en nuestra receta y siendo el parmigiano un básico de todo risotto de quesos, para combinarlo vamos a jugar con otras variedades de distinta textura y grados de curación. Hemos elegido acompañarlo del cremoso y dulce marcarpone, junto a un queso de sabor más contundente, más curado y picante, como es el gorgonzola.

Podemos jugar con la imaginación e incorporar otros tipos de quesos que nuestro deseo o nuestra despensa nos dicte. Siéntete libre de explorar y crear en la cocina, lo más importante es no perder de vista la forma de hacer un auténtico risotto italiano e ir añadiendo el caldo caliente poco a poco, dejándolo prácticamente consumir en cada incorporación. Los quesos no se añaden hasta el final, para que llegue a tu mesa toda su fragancia y cremosidad. El éxito de este risotto de quesos está asegurado.

Receta de risotto de quesos

Ingredientes:

350 gr. de arroz para risotto Scotti
½ cebolla
50 ml. de vino blanco
1 cucharada de mantequilla sin sal
Aceite de oliva
1 cucharada de mascarpone
2 cucharadas de parmigiano rallado
1 cucharada de gorgonzola
1 litro de caldo de ave
Perejil fresco picado
Sal
Pimienta blanca

Elaboración:

Pela y pica muy menuda la cebolla. En una cazuela o sartén antiadherente con base ancha y bordes de media altura, añade dos cucharadas de aceite y calienta a fuego suave. Añade la cebolla y pocha a fuego suave para que no se queme, hasta que esté transparente.

Añade el arroz para risotto Scotti y tuesta el grano a fuego medio-alto entre 4-5 minutos, removiendo constantemente. Notarás que está listo porque comenzará a ponerse transparente. Vierte el vino blanco y deja evaporar hasta que no aprecies el olor a alcohol.

Llegado este punto, baja el fuego de nuevo, es el momento de añadir el caldo bien caliente, poco a poco, ayudándote de un cucharón y removiendo constantemente. Deja cocinar antes de incorporar cada toma de caldo, vigilando que la textura quede cremosa, ni muy seca ni muy húmeda. El proceso completo de cocción durará entre 15-18 minutos. Justo en la última de las tomas de caldo salpimienta, pero ten en cuenta que estás usando quesos especialmente salados, para ajustar la cantidad de sal.

Cuando el arroz para risotto Scotti esté en su punto, al dente, quítalo del fuego y añade la cucharada de mantequilla y los quesos, removiendo vigorosamente para que se amalgamen todos los ingredientes.

Tapa y deja reposar un par de minutos. Decora con unas lascas de parmigiano y perejil fresco para servirlo.

¡Ya puedes disfrutar de un estupendo risotto de quesos!