Cómo hacer risotto verde al pesto

El risotto verde o risotto al pesto, se hace con pesto, una de las salsas más conocidas de Italia. Procedente de la región de Liguria, el pesto más conocido de todos es el de la bella Génova, donde el pesto genovés se ha convertido en parte de la identidad y símbolo de la ciudad. Ya desde el año 800 hay escritos que mencionan esta verde pasta, atribuyéndole incluso propiedades afrodisíacas.

Elaborado con una base de aceite de oliva, un fruto seco (piñones, pistachos, almendras, nueces…) y una hierba fresca, su uso en la cocina permite múltiples aplicaciones: no solo con pastas, como tradicionalmente estamos acostumbrados, sino que se pueden añadir a otras preparaciones como es el caso del risotto, y así lo vamos a ver a continuación.

Este risotto verde o risotto al pesto es perfecto para personas con poca experiencia en la cocina, ya que es de fácil preparación y lo podemos tener listo en pocos minutos. De sabor fresco y muy mediterráneo, es perfecto para la temporada estival y para dietas de bajo contenido calórico o vegetarianas.

En esta receta de risotto verde prepararemos un pesto de albahaca y rúcula que añadiremos al arroz justo antes de incorporar el caldo base. Esto le dará un maravilloso color verde y por supuesto, sabor y perfume. El frescor de la albahaca con sus recuerdos a menta y regaliz, combina a la perfección con el característico picante de la rúcula, a la que damos en esta ocasión una función más allá de ser parte de una ensalada. La aportación de mantequilla y un buen queso parmigiano Reggiano, le aportará toda la cremosidad necesaria al risotto.

Esta receta diferente de risotto verde de albahaca, rúcula, piñones y queso parmigiano Reggiano sorprenderá a todos.


Receta de risotto al pesto

Ingredientes:

350 gr. de arroz para risotto Scotti
1 litro de caldo de verduras
½ cebolla dulce
1 manojo de albahaca
1 puñado generoso de rúcula fresca
Aceite de oliva
3 cucharadas de piñones pelados
3 cucharadas colmadas de parmigiano Reggiano rallado
1 cucharada de mantequilla sin sal
Sal
Pimienta blanca

Elaboración:

Tritura las hojas de albahaca y la rúcula limpias con una cucharada de aceite de oliva. Reserva.

Dora los piñones impregnados de aceite de oliva a 160º en el horno.

Pela y pica muy menuda la cebolla. En una cazuela o sartén antiadherente con base ancha y bordes de media altura, añade dos cucharadas de aceite y pocha la cebolla a fuego suave para que no se queme, hasta que esté transparente.

Añade el arroz para risotto Scotti, tostando el grano a fuego medio-alto entre 4-5 minutos, removiendo constantemente. Notarás que está listo porque comenzará a ponerse transparente. Agrega el triturado de albahaca y rúcula y remueve para integrar en el arroz.

Llegado este punto, baja el fuego de nuevo. Es el momento de que añadas el caldo bien caliente, poco a poco, ayudándote de un cucharón y removiendo constantemente. Deja cocinar antes de incorporar cada toma de caldo, vigilando que la textura quede cremosa, ni muy seca ni muy húmeda. El proceso completo de cocción durará entre 15-18 minutos. Salpimienta en la última de las tomas de caldo, pero ten en cuenta que vas a usar un queso especialmente salado, para ajustar la cantidad de sal.

Cuando el arroz para risotto Scotti esté en su punto, al dente, retíralo del fuego y añade la cuchara de mantequilla y el queso parmigiano, removiendo vigorosamente para que se amalgamen todos los ingredientes.

Tapa y deja reposar un par de minutos. Decora con los piñones y lascas de parmigiano extra para servirlo.

¡Ya puedes disfrutar de un estupendo risotto verde al pesto!