Cómo hacer un risotto de coliflor

El risotto de coliflor es un fantástico plato de temporada, ideal durante el otoño y el invierno, cuando la coliflor está en su mejor momento. Una verdura de la familia de las crucíferas alabada por todos los nutricionistas. Nadie discute que es un alimento básico en toda alimentación sana. Su alto contenido en nutrientes es la razón principal, ya que es una gran fuente de vitamina C, fibra, ácido fólico, magnesio, potasio y calcio entre otros.

La coliflor comparte con el propio arroz una versatilidad en la cocina increíble, prestándose a un sinfín de preparaciones culinarias. Y buenas noticias, ambos unidos se convierten en un plato no sólo sabroso sino muy económico!

Con esta elaboración incorporarás a tu recetario una original forma de comer este vegetal, siendo una excelente manera de que los niños coman coliflor sin inmutarse. Es un plato delicioso y rico en hidratos de carbono, con lo cual también es perfecto para los deportistas de la casa, que encontrarán en este risotto una fantástica fuente de energía, muy equilibrada y baja en calorías.

Excelente tanto como plato único o en forma de guarnición para acompañar carne o pescado, asados o a la plancha. Estamos seguros de que esta receta enamorará incluso a aquellos que no manifiestan mucha pasión por la coliflor ni a su famoso olor… ¡Será tu reto personal! Anímate y haz la prueba en casa, comprobarás como este risotto de coliflor les encantará a todos.

risotto-coliflor

Risotto de coliflor

Ingredientes para el risotto:

380 gr de arroz para risotto Scotti
200 gr. de cebolla
240 gr. de coliflor desmenuzada
2 dientes de ajo pequeños
150 gr. de vino blanco
40 gr. de aceite de oliva virgen extra
80 gr. de mantequilla sin sal
80 gr. de parmigiano rallado
1,8 l. de caldo de verduras

Puré de coliflor:

100 gr. de coliflor al vapor
60 gr. de agua
20 gr. de cebolla pochada

Emplatado:

60 gr. de láminas de flores de coliflor

Elaboración del risotto:

Tritura juntos todos los ingredientes del puré de coliflor y reserva aparte.

Dora en una sartén a fuego medio las láminas de coliflor con una cucharada de aceite de oliva y reserva.

Pela y pica muy menudas la cebolla y el ajo. En una cazuela o sartén antiadherente con base ancha y bordes de media altura, añade 3 cucharadas de aceite de oliva y pocha a fuego suave para que no se quemen, hasta que la cebolla esté transparente.

A continaución añade la coliflor desmenuzada y el arroz para risotto Scotti, tostando el grano a fuego medio-alto entre 4-5 minutos, removiendo constantemente. Notarás que está listo porque el arroz comenzará a ponerse transparente. Vierte el vino blanco y deja evaporar hasta que no aprecies el olor a alcohol.

Llegado este punto, baja el fuego de nuevo. Es el momento de que añadas el caldo de verduras bien caliente, poco a poco, ayudándote de un cucharón y removiendo constantemente. Deja cocinar antes de incorporar cada toma de caldo, vigilando que la textura quede cremosa, ni muy seca ni muy húmeda. El proceso completo de cocción durará entre 15-18 minutos. Salpimienta en la última de las tomas de caldo, pero ten en cuenta que vas a usar un queso especialmente salado, para ajustar la cantidad de sal.

Cuando el arroz para risotto Scotti esté en su punto, al dente, apártalo del fuego y añade el puré de coliflor reservado, la mantequilla y el parmigiano rallado, removiendo vigorosamente para que se amalgamen todos los ingredientes.

Tapa y deja reposar el risotto un par de minutos. Puedes decorar este risotto de coliflor con un poco de parmigiano extra y las láminas de flores de coliflor que reservamos al inicio tras dorarlas.