Cómo hacer un risotto de langostinos

El risotto de langostinos es un gran clásico de la cocina italiana, una receta todoterreno que se puede hacer en cualquier época del año. La facilidad de encontrar langostinos en los mercados, tanto frescos como congelados, lo hace una receta muy socorrida y vistosa para cualquier ocasión, ya sea como plato único o como parte de un menú.

Tenemos un único ingrediente estrella en esta elaboración, el langostino. Su carne, aunque muy sabrosa al paladar, sobre todo cuando es muy fresco, no nos aporta mucho sabor, corriendo el riesgo de que nos quede un risotto soso y sin sustancia, por lo que ¡vamos a ponerle remedio ahora mismo!

Te contamos un secreto compartido por la mamma italiana de generación en generación, para que consigas un risotto impresionante, lleno de aromas y sabor: tostar las cáscaras y cabezas de los langostinos en el horno a una temperatura de 180º, durante 10-15 minutos, para posteriormente hervirlas en el caldo de pescado base que vamos a utilizar. Estamos seguros que será un secreto que guardarás celosamente.

Si utilizas langostinos congelados emplea también este truco, así todo el mundo pensará que fuiste por la mañana al mercado. La combinación de quesos parmigiano y mascarpone complementará la intensidad del sabor, dando a la receta una gran cremosidad.

Relájate y disfruta de este risotto con langostinos!

risotto-de-langostinos

Receta de risotto con langostinos

Ingredientes para el risotto:

400 gr. de arroz para risotto Scotti
2 cebolletas frescas
2 cucharaditas de ajo picado
50 ml. de vino blanco
1 litro de caldo de pescado
12 colas de langostinos
Aceite de oliva virgen extra
25 gr. de queso parmigiano
25 gr. de queso mascarpone
Perejil
Pimienta blanca
Sal

Elaboración del risotto:

Pela y pica muy menuda las cebolletas y el ajo. En una cazuela o sartén antiadherente con base ancha y bordes de media altura, añade 4 cucharadas de aceite y pocha a fuego suave para que no se quemen, hasta que la cebolleta esté transparente.

Añade el arroz para risotto Scotti y tuesta el grano a fuego medio-alto entre 4-5 minutos, removiendo constantemente. Notarás que está listo porque comenzará a ponerse transparente. Vierte el vino blanco y deja evaporar hasta que no aprecies el olor a alcohol.

Llegado este punto, baja el fuego de nuevo. Incorpora el caldo de pescado bien caliente. Hazlo poco a poco, ayudándote de un cucharón y removiendo constantemente. Deja cocinar antes de incorporar cada toma de caldo, vigilando que la textura quede cremosa, ni muy seca ni muy húmeda. El proceso completo de cocción durará entre 15-18 minutos. Salpimienta en la última de las tomas de caldo, pero ten en cuenta que vas a usar un queso especialmente salado, para ajustar la cantidad de sal.

Cuando el arroz para risotto Scotti esté en su punto, al dente, retíralo del fuego y añade el queso parmigiano recién rallado el mascarpone y dos cucharadas de aceite de oliva, removiendo vigorosamente para que se amalgamen todos los ingredientes. Tapa y deja reposar un par de minutos.

Mientras reposa, saltea en una sartén las colas de langostinos salpimentadas, apenas vuelta y vuelta para que no se sequen.

Sirve el risotto con ayuda de un molde y coloca los langostinos por encima, junto con unas lascas de queso parmigiano. Espolvorea un poco de perejil picado sobre tu risotto con langostinos.