Cómo hacer un risotto de remolacha

El risotto de remolacha es una original forma de presentar este clásico plato de la cocina italiana. Su color rojizo casi violáceo te sorprenderá y aportará un toque de humor y romanticismo en tu mesa. Curiosamente muchos restaurantes en Italia incluyen este plato en su menú del día de San Valentín.

La receta se elabora de forma sencilla, como cualquier otro risotto. Tan solo necesitarás como algo un poco más especial una licuadora o extractor de jugos, pues será el zumo de la remolacha lo que emplearemos en esta elaboración. También cabe la posibilidad de comprarlo ya elaborado, ya que hoy en día es fácil encontrar zumo de remolacha en tiendas dietéticas. Sólo asegúrate de que no lleve azúcares ni ningún otro añadido.

Aparte del sorprendente colorido de este risotto, al ser la remolacha un tubérculo muy sabroso y rico en nutrientes como el hierro, el ácido fólico y la vitamina C entre otros, te aportará infinidad de beneficios para la salud. Esta receta te sorprenderá por su rico sabor lleno de matices, y también te permitirá utilizar la remolacha de una forma diferente, más allá de las clásicas ensaladas.

Sin duda es una receta perfecta para sorprender a tus invitados, para un día especial y amoroso, o para celebrar la vida misma, y qué mejor que hacerlo con un sabroso y original risotto. Es ideal tanto como primer plato o como plato único combinado con una buena ensalada.

Atrévete con este risotto de remolacha lleno de pasión y amor!

gf025622

Receta de risotto de remolacha

Ingredientes:

400 gr. de arroz para risotto Scotti
1 puerro (parte blanca)
1 cebolla pequeña
2 dientes de ajo
100 ml. de vino blanco
900 ml. de caldo de ave
400 ml. de zumo de remolacha (3 remolachas aproximadamente)
35 gr. de mantequilla sin sal
20 gr. de aceite de oliva virgen extra
80 gr. de queso parmigiano rallado
Sal

Elaboración:

Pela y pica muy menudos la cebolla y el puerro. En una cazuela o sartén antiadherente con base ancha y bordes de media altura, añade el aceite de oliva y pocha las verduras a fuego suave para que no se quemen, hasta que estén transparentes. A continuación, añade el ajo picado y rehoga unos minutos más hasta casi dorarlo.

Añade el arroz para risotto Scotti y tuesta el grano a fuego medio-alto entre 4-5 minutos, removiendo constantemente. Notarás que está listo porque comenzará a ponerse transparente. Vierte el vino blanco y deja evaporar hasta que no aprecies el olor a alcohol.

Llegado este punto, baja el fuego de nuevo. Es el momento de incorporar el caldo de ave bien caliente. Hazlo poco a poco, ayudándote de un cucharón y removiendo constantemente. Deja cocinar antes de incorporar cada toma de caldo, vigilando que la textura quede cremosa, ni muy seca ni muy húmeda. En la última de las tomas añade el zumo de remolacha y sigue removiendo. El proceso completo de cocción del arroz durará entre 15-18 minutos.

Salpimienta en la última de las tomas de caldo, pero ten en cuenta que vas a usar un queso especialmente salado, para probarlo y ajustar la cantidad de sal.

Cuando el arroz para risotto Scotti esté en su punto, al dente, retíralo del fuego y añade el queso parmigiano rallado y la mantequilla, removiendo vigorosamente para que se amalgamen todos los ingredientes. Tapa y deja reposar un par de minutos.

Decora con unas lascas de parmigiano extra y disfruta de un sabroso risotto de remolacha.